Archivo de la categoría: Noticias

CONSTRUCCIÓN VERDE

O también llamadas construcciones eco-amigables, son las construcciones que desde el diseño ofrecen una respuesta a la necesidad de tener ciudades sustentables. Ya en el Perú existen más de que 60 edificaciones que reutilizan el agua aprovechan la luz natural, aíslan el frío y calor externo, reciclan y promueven el consumo responsable. Hoy en día el reto más alto en la arquitectura y el desarrollo inmobiliario es llegara a contribuir a la sostenibilidad, reduciendo la emisión de gases que incrementan el calentamiento global. Cabe mencionar que el 80% de las emisiones de gases provienen de las ciudades y 40%, de los edificios.

 

En verdad, las soluciones que permiten hacer más eficiente el uso de energía o la reutilización del agua en los edificios verdes son en realidad bastante sencillas. Por ejemplo, un diseño que utilice vidrios aislantes o que tome en cuenta la orientación del sol puede disminuir notablemente el consumo en luz artificial y energía para la climatización.

Ejemplos de este tipo de construcción son las casas prefabricadas. Estas garantizan la conservación de energía adecuada y el uso responsable de los recursos. El diseño para este tipo de casas siempre suele ser lo más llamativo.

La CIS Tower, Manchester, ubicada en el Reino Unido, es considerada la fachada solar más grande de Europa.  Se utilizan más de 7.000 células fotovoltaicas para una producción de 180 megavatios por hora y 24 aerogeneradores en el techo. Fue construida en 1962 y es uno de los edificios más altos del Reino Unido Se ha gastado alrededor de 8,4 millones de dólares en la remodelación de este rascacielos.

 

Ya no más sorbetes de plástico!

Lo encuentras en Facebook, Instagram o Twitter. Una proliferación de publicaciones en contra del uso de los sorbetes de plástico como iniciativa del cuidado ambiental. Estas se han propuesto el objetivo de evitar la contaminación marina, pues generan daños a los peces, tortugas, entre otros y sobre todo a su ecosistema. Cabe resaltar que el plástico tarda entre 100 a 1000 años en degradarse.

que la alternativa de la utilización de sorbetes ecológicos en los establecimientos de fast foods es la nueva tendencia que planea contribuir a la causa. Esta nueva opción está hecha de ácido poliláctico (PLA), un material muy parecido al plástico, obtenido del almidón del maíz. En su fabricación no se usaron derivados del petróleo. Asimismo, puede convertirse en abono para cultivos al cabo de seis u ocho meses, en otras palabras, es 100% biodegradable.

Gracias a estos empresarios pioneros, los negocios de venta de comidas y bebidas del país ahora disponen de alternativas para reemplazarlos.

El jean: ¿Una prenda que contamina?

El jean es probablemente la prenda que mayor utilizamos en nuestro día a día. A pesar de eso, es considerada una de las que más contamina el medio ambiente. En su ciclo de vida, un pantalón denim necesita un aproximado de 11.500 litros de agua, genera 32 kilogramos de dióxido de carbono y 10 de colorantes y químicos, lo que multiplicado por las más de 1.000 millones de unidades de estas prendas que se fabrican cada año en el mundo daría como resultado unos 11,500 millones de litros, 32.000 kilogramos de CO2 y 10.000 de colorantes.

Se realizó un estudio en la Agencia de Medioambiente y Control de Energía de Francia (Ademe). Ellos utilizaron un jean de 666 gramos, hecho con un metro y medio cuadrado de tela y un ciclo de vida de cuatro años.

El estudio divide la vida de la prenda en tres fases: la producción del tejido de algodón, la elaboración propiamente del jean y su ciclo de vida una vez que la persona lo adquiere y se guarda en el clóset.
La primera etapa es la más contaminante, pues requiere unos 8.000 litros de agua y además se estima que el tejido denim es responsable de 10% de los pesticidas y de cerca de 25% de los insecticidas utilizados en todo el mundo al año.  La segunda fase es la elaboración de la prenda, en la cual se desperdician 2.000 litros más de agua. Este estudio indica que en esta fase se producen 13 kilogramos de emisiones de CO2 en su fabricación y se generan 10 kilos debido a los colorantes y a los químicos.
En la tercera fase se estima un uso de aproximadamente de 1.500 litros adicionales de agua para lavarlo y generará otros 19 kilogramos más de dióxido de carbono debido a los procesos de lavado, secado y planchado de la prenda.

Organismos como la ONU han expresado su malestar con todo el desperdicio que provoca la industria de la moda, pero es un mal que hasta el momento solo hay que aprender a vivir con él, mas que buscar soluciones que puedan “perjudicar” a una industria tan grande y potente como lo es la de la moda.