Tip #2: ¿Cómo salir de la rutina convencional?

¿Cansado (a) de hacer las mismas cosas el fin de semana con tus amigos? ¿De tener que inventar planes e ir a barranco, a la misma discoteca de siempre cada sábado, además de comerte horas de electro antes que empiece la juerga? o por último, ¿de quedarte en tu casa viendo pelis en Netflix? Pues que estás esperando, es tiempo de cambiar la rutina. Aquí te propongo algunas actividades diferentes para hacer con tus amigos o familia.

Vive la magia del teatro y del cine

Hagamos de la cultura, un aliado de nuestras vidas. El teatro es una especie de encuentro con historias que nos afectan directamente como seres humanos. Si logramos conectarnos con lo que sucede en escena, el sentimiento es inexplicable, de eso se trata la magia del teatro.

Sin descuidar un solo detalle, el excelente trabajo de producción que nos ofrece desde sangre que parece real, hasta disparos que sueltan balas, se mezcla con el extraordinario elenco conformado por Manuel Gold, Pietro Sibille, Pablo Saldarriaga, Oscar López Arias, Nicolás Galindo, Víctor Prada, y Omar García, para entregarnos una puesta en escena impecable que cautivan desde el primer instante. Risas, ansiedad, angustia, son solo algunas de las sensaciones que saltan en el interior del espectador mientras disfruta del show. Imposible perdérsela en esta reposición. Tuve la oportunidad de verla, es recomendadísima. Corran por sus entradas, de jueves a domingo 8:00 pm en el Teatro Vargas Llosa.

 

Aquí les dejo vídeos tanto de la obra como la película, espero les guste.

Tip #1: Cómo reconocer a un amigo en cinco simples pasos

Los amores pueden ir y venir, pero los amigos no. Cuando alguien es tu amigo de verdad, tus problemas son sus problemas. Si sufres, tu amigo también lo hace. Si necesitas ayuda, él o ella estarán para ti.  Mi serie favorita me dejo un mensaje bien claro: “un amigo no te deja abandonado y no especula si le conviene estar o no contigo, un amigo está siempre al pie del cañón”. Puedes pelearte una y mil veces con la persona, pero la amistad va más allá de eso. Es como un lazo transparente que te une de por vida, algo difícil de romper.

  • PASO 1: No te envidia

Cada vez que le cuentas qué lograste o hasta la cosa material más absurda que adquiriste, no te mira con mala cara, no te observa de pies a cabeza como dándote otras señales. Más bien, se alegra por tus logros y está ahí para celebrar contigo. Si hace lo contrario, así sea con la situación más tonta, descártalo, no vale la pena.

  • PASO 2: No es doble cara

Según la filosofía griega, el significado de personas es igual a “máscaras”. Pienso que a veces las personas llevan una máscara invisible puesta; es decir, te hacen creer que son quienes en realidad no son. Al conocer a alguien, queremos pensar lo mejor de la persona, convencernos que nunca hablaría mal de nosotros porque por algo es nuestro amigo(a). Sin embargo, las decepciones llegan cuando menos te lo esperas. Un verdadero amigo no tiene que hablar mal de ti en ninguna circunstancia, ni fingir ser otra persona para impresionarte. Amigos hipócritas, no suman en la vida.

PASO 3: Es directo (a) contigo

Un verdadero amigo es quién te dice las cosas a la cara, así la verdad sea dura y duela . Un amigo siempre va a buscar lo mejor de uno, yo trato de ser así la mayor parte del tiempo con mis amigas, al final me lo agradecen así que vale la pena.

PASO 4: No te miente

Un verdadero amigo es transparente en todo momento, no habla mal de ti a tus espaldas y si alguien lo hace, te lo dice. Por ejemplo, una buena amiga no e metería con el ex de una de sus mejores amigas y si lo hiciera, lo correcto sería que no se lo niegue, que tenga “huevos” como se dice.

PASO 5:  Está siempre

Creo que hay muchos tipos de amigos y quizás ese es el problema, las personas no logran distinguir. Buen amigo es aquel al que puedes recurrir en cualquier momento. Si estás triste, te escuchará y si estás feliz, se alegrará. Tendrá tanta confianza contigo que sera como un hermano (a) adoptivo (a). Irá a tu casa cuando menos lo esperas, abrirá tu refri, platicará con tus papás, escuchará tus interminables audios de Whatsapp y no se aburrirá, te propondrá hacer cosa distintas para salir de la rutina como viajar, ir a teatro, etc. El otro tipo de amigo es el superficial, aquel que solo piensa en la diversión pero no te da su confianza como para hacer otras cosas.

Reflexión #2: Relaciones y su complejidad

 

¿Como será sentirse amado?, que alguien que amas te abrace, y te bese con amor. Uno cree que el mayor problema en el amor es que la persona que amas te ame, que te digan que no, que te rechacen, no gustarle a un chico, son las peores pesadillas para muchas. Tenemos miedo a salir lastimados, que nos explote el corazón de tristeza, da miedo el amor, da miedo el no, el rechazo, la soledad, la tristeza, pero en realidad no nos damos cuenta de que el verdadero miedo no es al no, es al sí, porque después del sí es cuando empiezan los problemas.

Asimismo, una de las cosas más difíciles de las relaciones es saber exactamente que quiere la pareja de uno y con uno. Cuando alguien te trata mal, te preguntas ¿por qué lo hace?, ¿qué he hecho mal? o por el contrario, cuando alguien te trata muy bien desconfías y te preguntas ¿qué quiere en realidad? Nunca se puede estar totalmente seguro de que es lo que quiere o siente el otro y esa incertidumbre genera una especie de angustia. Así, empezamos a dudar y a tratar de crear posibles respuestas en nuestras cabezas, jugando a las adivinanzas como si fuéramos niños, adelantándonos a los hechos y sacando conclusiones rápidas.                                                                                                                        

Angustia mucho no saber que quiere el otro de nosotras, nos inquieta y perturba. Por eso, nos volvemos desconfiadas, nos ponemos a la defensiva, tenemos miedo y asumimos con naturalidad que las intenciones del otro no son buenas, que nos van a hacer daño y por eso, damos un paso atrás antes de siquiera intentarlo.  Es el común denominador que tenemos no solo las mujeres, ahora los hombres también.  Entonces, ¿por qué siempre caemos en la trampa de dar respuestas apresuradas?

Es una pregunta que siempre se me ha pasado por la cabeza. Prejuzgamos muy rápido. Una mala experiencia, como cruzarnos en el camino con la persona equivocada, en el momento equivocado, nos hace aferrarnos a la idea de no dejarnos querer. Aveces sucede también, que tratamos de forzarnos a sentir algo que en realidad no sentimos para hacer felices a otros, pero en realidad nos engañamos y terminamos dañando a quienes de alguna forma nos importan. Pues bien, una relación no debería ser así, debería haber un balance justo.

No porque la sociedad diga “todos los hombres son iguales”, debemos realmente creernos ese cuento. Una mujer tiene capacidad para reconocer al ojo quien le conviene y quien no. Habrán chicos buenos, como otros con malas intensiones. Sin embargo,  si una relación no funciona, ambas partes están fallando pues debe ser de a dos, esa es una de las principales razones para las típicas rupturas. Confianza,  parece ser la palabra mágica y el detonante de las relaciones. Es la clave de todo.

Creo que finalmente, tenemos que darnos el chance de conocer, experimentar y luego juzgar pues la vida puede sorprendernos como quizás no,  el truco está en aprender de los errores. Somos jóvenes y tenemos una vida por delante, no hay que cerrarnos a la idea de “querer” pero tampoco a forzarnos a sentir algo por complacer a alguien más. Hay que encontrar un balance perfecto.

      

Reflexión #1: Efecto Mariposa

Cuando escribes en una computadora y te equivocas es fácil, haces clic en “deshacer”, corriges y sigues adelante, pero en la vida es un poco más complicado. Nos encantaría que existiera un botón para deshacer nuestros errores, una máquina para volver el tiempo atrás o un genio en una lámpara como que nos concediera tres deseos, entre ellos, cambiar nuestras acciones, todo sería más sencillo. Un descuido, un error, un desliz y todo cambia, ya no puedes hacer borrón y cuenta nueva, más bien todo está patas arriba. Pero si existiera una forma de volver atrás y corregir lo que hiciste mal ¿no lo harías? 

Vivimos sin darle importancia a los detalles, a los cambios sutiles y cotidianos, detalles mínimos que pueden modificar el rumbo de nuestras vidas. Una palabra omitida por miedo al qué dirán, un gesto a destiempo y lo que era la solución a nuestros dilemas existenciales, termina por ser una traba, un obstáculo más.

Creemos que las grandes tragedias son causadas por grandes errores, pero a veces un detalle, así sea insignificante, algo que no debería ser dicho, termina siendo el aleteo de la mariposa que desata la tormenta, y una vez provocada la misma, uno quisiera volver el tiempo atrás, a esapalabra no dicha, a ese gesto que no se hizo. A veces, por más que uno sepa que fue lo que desencadenó el problema y sepa como rebobinar la película, no puede retroceder ni volver a frenar el efecto mariposa. Como dicen: “lo hecho, hecho está”.

Causa y efecto. Un pequeño error que produce grandes cambios, una mariposa que produce un huracán. Detalles, pequeñas fallas, descuidos que escapan de nuestro control. Eso nos dice el efecto mariposa, no podemos controlar todo. Nadie es perfecto, nos equivocamos, caemos, nos levantamos y se repite ese círculo vicioso. Para que algo cambie hay que romper la burbuja, salir de la cajita de cristal en la que estamos atrapados. Abrir los ojos y animarse a ver.

Soy una chica ordinaria que sueña con un día en el que nuestras mentes y corazones estén libres de prejuicios y estereotipos. Este blog será un pequeño espacio para transmitir mis pensamientos, y dar algunos consejillos a mi estilo.